La familia: nuestro primer refugio emocional

Photo by Daria Obymaha on Pexels.com

“Familia” una palabra tan amplia como diversa, pero preciosa y valiosa en cada una de sus maneras. La familia es ese grupo de personas con las que nos sentimos “en casa”, con las que podemos ser nosotros/as mismos/as con libertad, porque percibimos en lo más profundo de nuestro corazón que ahí estamos en un espacio seguro. Es por ello que, como no podría ser de otra manera, cuando un bebé llega al mundo la familia se convierte en su primer refugio y su primera escuela emocional.

Por esta precisa razón resulta tan importante tomar consciencia de cómo cada una de las personas que formamos parte de esa familia somos un referente en el apoyo y acompañamiento emocional de nuestros niños y nuestras niñas, quienes se encuentran en pleno proceso de desarrollo cerebral y maduración social.

Citando a mi admirada Mar Romera, “Los niños y niñas nos aprenden” ¡Qué gran verdad! Y esto se debe a que nuestros hijos/as nos observan continuamente y ven en nosotros modelos de conductas, entre otras, modelos de referencia de gestión emocional. Aquí reside la enorme importancia de saber que para llevarles de la mano en su desarrollo socio-emocional primero tenemos que ser conscientes y responsables de en qué punto de nuestro propio “desarrollo” nos encontramos.

¿Qué tipo de referentes emocionales somos para nuestros hijos/as?

En otras palabras, sería de gran utilidad tomar consciencia de qué clase de referente somos en ese aspecto. No con la intención de juzgarnos, sino de responsabilizarnos al darnos cuenta de cómo, a través de nuestro ejemplo, dejamos huella y podemos ayudar de manera más o menos directa o eficaz a nuestros hijos/as en su propio crecimiento socio-emocional.

Y es que no está de menos recordar que muchas veces como padres, madres o educadores ponemos el foco en lo externo. Buscamos, aprendemos o nos preocupamos por descubrir recursos (libros, herramientas, trucos, etc.) que nos sirvan de ayuda a la hora de educar y acompañar a nuestros hijos/as en su desarrollo emocional y no nos damos cuenta de que el recurso más valioso y efectivo lo tenemos más cerca de lo que pensamos: somos nosotros/as mismos/as.

Por esta razón, hoy quiero compartir contigo esta reflexión. Hoy quiero invitarte a observar el modo en el que gestionas tus propias emociones para que tomes consciencia de cómo influyen tus hábitos emocionales a la hora de ofrecer el tan necesario cobijo y apoyo emocional a tus hijos/as.

Una vez hecha esta reflexión, me encantaría ofrecerte pequeños tips que te ayuden de manera práctica a seguir amueblando esa primera casa emocional en la que van a crecer tus hijos e hijas siempre de tu mano.

1. Fomentemos en casa momentos de escucha plena y empática

Sentirnos verdaderamente escuchados es una de nuestras necesidades más primarias y el mayor regalo que podemos recibir. Cuando somos escuchados sin juicio, sin interrupciones y con presencia, nos sentimos plenos, tenidos en cuenta y valorados. La escucha es el pilar principal en que se sustenta la comunicación efectiva y, por supuesto, las relaciones basadas en la honestidad y la confianza ¿a caso podemos ofrecer algo más valioso a nuestros hijos/as?

2. Hablemos abiertamente de nuestras emociones

Es esencial que desde pequeños aprendan a poner nombre a lo que sienten, que poco a poco vayan ampliando su vocabulario emocional para expresar con palabras lo que están viviendo y lo que necesitan. Este proceso de aprendizaje también es esencial para nosotros, ya que la mayoría de los adultos de nuestra generación no fuimos educados en inteligencia emocional. Por esa razón, si desarrollamos el hábito de hablar en casa abiertamente de nuestras emociones, será un proceso de enriquecimiento mutuo a través del cual nuestro vínculo se verá poco a poco más reforzado y nuestras relaciones familiares serán más honestas y auténticas.

3. Conectemos con nuestro cuerpo

El cuerpo es el lienzo en el que se manifiestan las emociones. Cada emoción lleva asociada una “sintomatología” (sensación física) que nos sirve de “pista” para identificar lo que sentimos y la intensidad con la que lo vivimos. Por eso es tan importante que les ayudemos (y nos ayudemos) a identificar lo que sentimos a través de lo que experimentamos en nuestro cuerpo cuando estamos tristes, enfadados, alegres, cansados, etc.

4. Hagamos de nuestro hogar un espacio en el que todos podamos sentirse libres, dejando de buscar culpables y enfocándonos en soluciones

Muchos de nosotros/as hemos sido educados en modelos educativos en los que se nos hacía pagar por nuestros errores. Estos métodos generan en las personas un sentimiento de culpa y vergüenza ante el error que influye directamente en el sano desarrollo de nuestra autoestima. Por esta razón, si quieres ayudar a tus hijos/as a desarrollarse socio-emocionalmente de forma sana, debemos empezar por evitar la culpa. Para ello, es importante que en casa abordemos los “retos” y “conflictos” sin llegar a buscar o señalar culpables. Sino más bien como un problema que tenemos como equipo (la familia) que somos y que necesitamos abordar buscando conjuntamente una solución en la que todos y todas aportemos.

5. Entendamos y respetemos los ritmos evolutivos de cada niño/a

Cada edad y etapa evolutiva lleva asociada una serie de características únicas e inevitables. Muchos de estos procesos son precisamente los “causantes” de ciertos comportamientos que como adultos tildamos de inapropiados en los niños/as. No obstante, en muchas ocasiones estos no son comportamientos malintencionados, sino simplemente conductas normales asociadas a la etapa evolutiva en la que los niños/as se encuentran. Como adultos es fundamental detenernos y comprender en qué momento de desarrollo se encuentra nuestro/a hijo/a y tomar perspectiva para saber si lo que muchas veces les “exigimos” a nivel emocional es algo que simplemente no está aún a su alcance a nivel madurativo.

6. Acompañemos serenamente sus momentos y nuestros momentos de destape emocional

Ser amables con ellos y, sin duda, también con nosotros mismos, en aquellos momentos en los que perdemos los nervios, es la clave para un acompañamiento emocional realista y respetuoso en ambas direcciones. Somos seres humanos, y por mucho que nos trabajemos, nuestro cerebro emocional siempre nos acompaña. Es por ello que no debemos olvidar que factores como el estrés, el cansancio, nuestros patrones aprendidos, etc., nos pueden jugar una mala pasada tanto a adultos como a niños. Así que la próxima vez que tú o tu niño/a “perdáis el control de la situación” repítete que sois humanos, forma parte de nuestro proceso de aprendizaje emocional, siente amor hacia ti y hacia ellos y, desde ahí, date una nueva oportunidad para volverlo a intentar mañana.

“Los niños y niñas nos aprenden”

Mar Romera

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s