Humildad:

WhatsApp Image 2020-03-22 at 10.20.21
 
Muchas veces me conecto con un sentimiento de profunda tristeza y cierto miedo cuando soy testigo de lo que nos cuesta a todos los seres humanos, en mayor o menor medida, el poder conectar con la humildad. Me resulta duro ver con qué facilitad nos creemos a menudo dueños de la verdad universal, con qué soltura nos sentimos con derecho a juzgar y a opinar de manera tajante, dando muchas veces por hecho sin llegar ni siquiera a preguntar.
 
Emitimos juicios de valor sin ton ni son. Proponemos soluciones y ofrecemos consejos “brillantes” pensando que sentamos cátedra con nuestras ideas. Y es que nos cuesta tanto aceptar lo que la vida es y dicta sin más. Estamos tan llenos de exigencias y expectativas sobre cómo deberían ser las cosas, las personas o el mundo en general que por ello nos movemos muchas veces por la vida creyendo que tenemos el control de lo que ocurre a nuestro alrededor.
 
Y de repente… Un día sin más, la vida llega y se manifiesta con toda su fuerza y te enseña que si quieres puedes seguir resistiéndote a aquello que no te gusta, pero desde luego eso no significa que por mucho que lo hagas la situación vaya a cambiar. Te muestra que si lo deseas puedes seguir desde la comodidad de tu casa juzgando a todos aquellos que ves desde tu ventana haciendo algo que rompe los esquemas de tu limitado mapa mental o seguir sentado delante de la tele proclamando a los cuatro vientos soluciones que tú adoptarías si estuvieses en el lugar del político de turno, sea del partido que sea.
 
Sí, efectivamente, cuando no sabemos la mitad de la información, cuando no estamos en la piel de la otra persona, cuando desconocemos la circunstancias reales resulta sumamente sencillo opinar y aconsejar ¿no crees?.
 
Pienso que si algo vino a enseñarnos la situación que estamos viviendo es la necesidad que tenemos todos y todas de conectar de corazón con nuestra HUMILDAD y HUMANIDAD.
 
Mi aprendizaje hoy más que nunca es la necesidad de soltar los juicios de valor, de reflexionar y empatizar antes de reaccionar, de asumir nuestras incapacidades y limitaciones como seres humanos que somos, perfectamente imperfectos, que erran y que se equivocan porque forma parte de nuestra naturaleza animal. Nadie está exento de esta realidad, así que, por favor, no desperdiciemos esta oportunidad que nos da la vida para entrenar nuestra HUMILDAD y pensar dos veces antes de juzgar 🦋

“El hombre crece cuando se arrodilla.”
ALESSANDRO MANZON

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s